Cómo podemos estar seguros de que iremos al cielo cuando muramos - How we can be sure that we will go to heaven when we die

Escrita por anónima

Al principio Dios hizo los cielos y la tierra y todo lo que hay en ella. También hizo el primer hombre y mujer, que fueron llamados Adán y Eva. Vivían en un hermoso jardín y todo era perfecto y bueno. No había tristeza, enfermedad o muerte y Dios estaba con ellos.

Pero luego Adán y Eva cometieron un gran error: decidieron desobedecer a Dios, lo que causó que el pecado viniera al mundo. Pecar significa violar la ley de Dios, como robar, odiar, mentir y estar orgulloso. Todos hemos pecado, y debido a nuestro pecado, el mundo ya no es el lugar perfecto que Dios quería que fuera, ahora es un mundo roto, lleno de sufrimiento, odio, maldad e injusticia. Pero lo peor del pecado es que aquellos que pecan irán al infierno cuando mueran y serán separados de Dios para siempre. Algunas personas no creen en el infierno, pero es un lugar muy real y aterrador del que nadie puede escapar.

¡¡Pero hay buenas noticias!! Dios, que es UN Dios que existe en tres personas: Dios el Padre, Dios el Hijo y Dios el Espíritu Santo, nos amó tanto que hizo algo maravilloso. Él envió a su Hijo, Jesucristo, a morir por nosotros. Cuando Jesús murió en la cruz en nuestro lugar, pagó el precio de nuestro pecado para que si creemos en Él, seremos salvos. Esto significa que no necesitaremos ir al infierno cuando muramos, sino que podemos ir al cielo y vivir con Él para siempre. El resto de este tratado explicará cómo podemos ser salvados y qué debemos hacer después de haber sido salvados.

¿CÓMO PODEMOS SER SALVADOS?

1. CREER EN JESÚS

La Biblia dice que la única forma en que podemos ser salvos es creer en quién es Jesús y que Él murió en la cruz por nuestros pecados. También debemos estar de acuerdo con sus enseñanzas, comprometernos a seguirlo y confiar en él para nuestra salvación.
• ¿Quién es Jesús? Jesus es Dios. Él es también el Hijo de Dios el Padre. La Biblia prometió hace mucho tiempo que Jesús vendría a salvar al mundo del pecado.
• ¿Qué hizo Jesús por nosotros? Él vino a la tierra hace más de 2000 años para morir en nuestro lugar. Mientras estuvo en la tierra fue completamente hombre pero también completamente Dios. Nunca pecó, pero fue asesinado al ser clavado en una cruz. Cuando murió, pagó nuestros pecados con Su sangre para que Dios el Padre nos perdone. Después de su muerte, fue enterrado, pero resucitó de la tumba después de 3 días.

Jesús dijo: “Yo soy el camino, la verdad y la vida. Nadie puede venir al Padre sino por mí. ”[1 Juan 14: 6] Esto significa que Jesús es el único que puede salvarnos. Nadie más puede salvarnos, ni Allah, ni los antepasados ni nadie más. También significa que no podemos salvarnos siendo una buena persona o haciendo cosas buenas. Jesús es el ÚNICO camino al cielo. No hay otra manera

2. PIDE A DIOS QUE PERDONE NUESTROS PECADOS

Primero debemos admitir que somos pecadores. Debemos darnos cuenta de que un día seremos culpables ante Dios cuando Él nos juzgue por cómo hemos vivido. Cuando estemos delante de Dios no podremos poner excusas por nuestro pecado, como culpar a otras personas por lo que hicimos o culpar a las cosas que nos han sucedido.

Entonces debemos realmente lamentar nuestros pecados y pedirle a Dios que nos perdone. Sentirse verdaderamente significa también alejarse de nuestro pecado y no querer pecar más. La Biblia llama a esto "arrepentimiento". Si nos tomamos en serio eso, Dios nos perdonará de todo el pecado que hemos cometido [1 Juan 1: 9]. Ningún pecado es demasiado grande para que Dios lo perdone.

3. ACEPTA A JESÚS COMO NUESTRO SEÑOR Y SALVADOR

La Biblia dice que debemos confesar con nuestras bocas que Jesús es el Señor y creer que Dios lo levantó de los muertos [Romanos 10: 9]. Hacer de Jesús nuestro Señor significa que se convierte en nuestro Rey y Maestro, lo que significa que lo obedecemos y lo seguimos y lo amamos con todo nuestro corazón. Es muy importante entender que debemos seguir obedeciéndole, amándolo [Marcos 12:30] y creyendo en Él por el resto de nuestras vidas [Colosenses 1: 22-23]. Entonces debemos pedirle a Jesús que sea nuestro Salvador, para salvar nuestras almas. [Colosenses 1:13]. Dios el Padre nos rescata del reino de las tinieblas y nos lleva al reino de Su Hijo. Entonces pertenecemos a Dios: nos convertimos en Sus hijos [Juan 1:12] y recibimos Su Espíritu Santo [Juan 14:17] que nunca nos dejará y que nos hará nuevos por dentro [2 Corintios 5:17]. La Biblia llama a este ser "nacido de nuevo".

Además de convertirse en nuestro Señor y Salvador, Dios también se convierte en nuestro Padre amoroso y nuestro Amigo. El Espíritu Santo se convierte en ayudante y nuestro compañero constante. Si sabemos que hemos sido salvados, ya no debemos tener miedo de morir porque sabemos que iremos al cielo cuando muramos.

¿QUÉ DEBEMOS HACER DESPUÉS DE HABER SIDO SALVADO?

1. LEA LA BIBLIA

La Biblia es el mensaje de Dios para nosotros y todo en ella es verdad. Intenta leer la Biblia todos los días. Mientras más leamos y estudiemos la Biblia, más conoceremos y amaremos a Dios y más entenderemos cómo Él quiere que vivamos. Cuando leas la Biblia, pídele al Espíritu Santo que te ayude a entenderla y que te muestre cómo debes aplicarla en tu vida. Si nunca ha leído la Biblia, comience leyendo el Nuevo Testamento primero (un buen lugar para comenzar es en el libro de Lucas) y después de eso, el Antiguo Testamento, ambos son muy importantes. Subraye lo que se destaca para usted y trate de memorizar versos importantes.

2. ORAR

Ora todos los días. Orar es hablar con Dios. Hablamos con Él de la forma en que hablaríamos con alguien a quien realmente respetamos y amamos. Dios quiere que hablemos con Él sobre todo y cualquier cosa: está interesado en cada detalle de nuestras vidas. Si hay algo de lo que estamos preocupados o algo de lo que tenemos miedo, podemos decirle al respecto y pedirle que nos ayude. Cuando oramos, también le agradecemos por quién es Él y por todo lo que ha hecho por nosotros. También es importante rezar por los demás.

Cuando oramos, generalmente cerramos los ojos porque nos ayuda a prestar toda nuestra atención a Dios, pero también podemos orar con los ojos abiertos. Podemos orar en voz alta, pero Dios también nos escuchará si oramos en silencio. La oración nos acerca a Dios.

3. OBEDECER A DIOS

La Biblia nos dice que Dios nos ama [Juan 3:16] más de lo que podemos imaginar, pero que también es un Dios santo y que espera que vivamos vidas santas [1 Pedro 1:15]. Vivir una vida santa significa hacer lo que la Biblia nos dice que hagamos. Cuando no hacemos lo que dice la Biblia, pecamos [1 Juan 3: 4]. Jesús dijo que si lo amamos, guardaremos sus mandamientos [Juan 14:15]. También debemos hacer las buenas obras que la Biblia nos dice que hagamos [Efesios 2:10] Dios nos ama pero odia el pecado que hacemos porque conoce las terribles consecuencias del pecado.

Cuando nos convertimos en cristianos nacidos de nuevo, ya no debemos querer pecar. Cuando pecamos, debemos pedirle a Dios que nos perdone y que nos ayude a no pecar más. El pecado construye un muro entre nosotros y Dios para que nos sintamos lejos de Él. Cuando le pedimos a Dios que nos perdone y nos alejamos de nuestro pecado, el muro se rompe y podemos estar cerca de Él nuevamente. Si nos aferramos a nuestro pecado y no queremos renunciar a él, podemos alejarnos tanto de Él que incluso podríamos darle la espalda. La Biblia también nos dice claramente que nos mantengamos alejados de la brujería y la idolatría: no debemos temer a la brujería [1 Juan 4: 4] y no debemos tener nada que ver con eso. Dios dijo "No tendrás dioses ajenos delante de mí" [Éxodo 20: 3].

Por favor recuerde que no obedecemos a Dios para ser salvo. Obedecemos a Dios porque Él nos ordenó obedecerle y porque estamos agradecidos por lo que Jesucristo ha hecho por nosotros en la cruz. Cuanto más crezcamos en nuestra fe, más querremos obedecerle.

4. IR A LA IGLESIA

Encuentre una iglesia que predique la verdad de la Biblia y trate de ir a la iglesia todos los domingos. Si escucha al pastor decir algo diferente de la Biblia, siempre crea en la Biblia [Juan 17:17] porque los pastores a veces pueden cometer errores y malinterpretar la Biblia. Si su iglesia no está predicando según la Biblia, abandone esa iglesia y busque una donde se predique la verdad. Haga esto, incluso si necesita viajar más para llegar allí. Dios quiere que conozcamos a otros creyentes para que podamos aprender unos de otros y para alentarnos unos a otros a mantenernos firmes en nuestra fe. Otros creyentes son nuestra familia espiritual.

5. SER BAUTIZADO

Jesús les dijo a los que lo seguían que bautizaran a los que habían nacido de nuevo. [Mateo 28:19] Cuando te bautices, el pastor te bautizará en el nombre del Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Cuando te pone bajo el agua significa que has muerto a tu antiguo yo. Cuando él te saca del agua, significa que eres una persona nueva en Cristo [Romanos 6: 4] Así como Jesús resucitó de entre los muertos, nosotros resucitamos a la vida y ya no estamos bajo el poder del pecado. . Cuando nos bautizamos, también podemos mostrar a quienes nos rodean que hemos aceptado a Jesús y que ahora lo seguimos.

6. CUENTA A OTROS

Justo antes de que Jesús subiera al cielo, les dijo a sus discípulos que fueran a todas las naciones para contarles a otros acerca de Él, para que ellos también puedan creer en Él y seguirlo [Mateo 28: 19-20]. Tenemos que hacer lo mismo. Hay muchas personas que aún no han escuchado acerca de Jesús o aún no creen en Él y lo siguen. Jesús quiere que llevemos las buenas noticias de lo que ha hecho por nosotros en la cruz a tantas personas como podamos para que ellos también puedan conocerlo, amarlo y seguirlo e ir al cielo cuando mueran.

Juan 3:16 "Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna".
2 Pedro 3: 9 "El Señor no quiere que ninguno perezca, sino que todos vengan al arrepentimiento".